Tipos de cáncer de mamas.

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta a miles de mujeres en todo el mundo. Es el tipo de cáncer más común entre las mujeres, y aunque también puede afectar a los hombres, es mucho menos frecuente. En esta nota, exploraremos los distintos tipos de cáncer de mama y los tratamientos disponibles.

El cáncer de mama se clasifica en varios subtipos, basados en las características de las células cancerosas y la presencia o ausencia de receptores hormonales. A continuación, se describen cuatro tipos comunes de cáncer de mama:

Carcinoma ductal invasivo: Este es el tipo más común de cáncer de mama. Se origina en los conductos de la mama y puede extenderse hacia los tejidos circundantes. Las células cancerosas tienen la capacidad de invadir el tejido mamario sano y, en algunos casos, pueden llegar a los ganglios linfáticos cercanos. El tratamiento para el carcinoma ductal invasivo puede incluir cirugía para extirpar el tumor, radioterapia, quimioterapia y terapia hormonal, dependiendo de la etapa y características del cáncer.

Carcinoma lobulillar invasivo: Este tipo de cáncer comienza en los lobulillos de la mama y se extiende hacia los tejidos circundantes. A diferencia del carcinoma ductal invasivo, el carcinoma lobulillar invasivo puede ser más difícil de detectar en mamografías y puede ser multifocal, lo que significa que se puede encontrar en diferentes áreas de la mama. El tratamiento generalmente incluye cirugía, radioterapia y terapia hormonal, según las características individuales del cáncer.

Carcinoma inflamatorio de mama: Aunque es menos común que otros tipos de cáncer de mama, el carcinoma inflamatorio de mama es agresivo y puede ser más difícil de tratar. Se caracteriza por el enrojecimiento, hinchazón y calor de la mama, lo que le da un aspecto similar a una infección. El tratamiento para este tipo de cáncer de mama generalmente involucra quimioterapia, cirugía, radioterapia y terapia hormonal.

Carcinoma de mama metastásico: En algunos casos, el cáncer de mama puede extenderse más allá de la mama y los ganglios linfáticos cercanos y diseminarse a otras partes del cuerpo, como los huesos, el hígado, los pulmones o el cerebro. Cuando esto sucede, se considera cáncer de mama metastásico o avanzado. El tratamiento para el cáncer de mama metastásico se enfoca en controlar la enfermedad y mejorar la calidad de vida de la paciente, y puede incluir terapia hormonal, quimioterapia, terapias dirigidas y radioterapia, según la ubicación y la extensión de la enfermedad.

Es importante tener en cuenta que el tratamiento para el cáncer de mama puede variar según cada individuo y las características específicas del tumor. Los equipos médicos evaluarán el estadio del cáncer, las características del tumor y la salud general de la paciente para determinar el enfoque terapéutico más adecuado.

Además de los tratamientos convencionales, es fundamental que las mujeres se realicen exámenes de detección de cáncer de mama de manera regular, como mamografías y autoexámenes, para detectar cualquier cambio o anomalía en las mamas. En este video puedes ver los productos que consumes a diario que pueden generarte esta clase de cáncer. La detección temprana es clave para aumentar las posibilidades de un tratamiento exitoso y una recuperación completa.